Sí, en ti esperamos, Señor, y en la senda de tus juicios; tu nombre y tu memoria son el deseo de nuestra vida.
—¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? —le contestó Jesús.
Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta.

Sigue nuestra transmisión en vivo

Escuchanos-en-vivo-tunein

cansado

Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.